Una responsabilidad logística: Plan de Contingencia

Una responsabilidad logística: Plan de Contingencia

Durante el 2015, en Chile hemos sufrido inundaciones, aluviones, incendios forestales, erupciones volcánicas y terremotos. En un evento de tales características, es de esperar que una red de suministros sea afectada por la incapacidad de operativa parcial o permanente de alguno de sus actores o por la interrupción de los flujos que la integran, afectando su capacidad productiva. Así mismo, el error, uno de los principales retos logísticos, puede afectar drásticamente las operaciones.

 

Es por ello que las empresas –sin importar su rubro o tamaño- deben efectuar un plan de contingencia para sus cadenas logísticas que les permita recuperarse rápidamente o mantener la continuidad de la cadena de suministros. Esto es importante, sobre todo, considerando el efecto dominó que estos eventos pueden ocasionar en las operaciones logísticas. Sólo aquellas empresas que estén preparadas podrán sobreponerse rápidamente, manteniendo su capacidad productiva y operativa.

 

Algunos de los puntos a tener en cuenta en la planificación de contingencias pueden ser:

1. Identificar el riesgo: La cantidad de cosas que pueden salir mal es tan alta que se puede perder el rumbo tratando de ordenarlas, priorizarlas y analizar su impacto/probabilidad. El riesgo que interesa identificar es aquel que paralizaría a la empresa. Una vez encontrado, debe estar bien marcado y definido para que todos comprendan su trascendencia.

 

2. Descentralizar la producción y logística: La capacidad instalada de las empresas, es decir, sus instalaciones asociadas a la producción y a las operaciones logísticas, deben ser evaluados desde la contingencia. Si se diseña una red logística concentrada, centralizada y lejana a los centros de consumo, se tendrá mayores problemas para llegar a destino si se produce una catástrofe o un error lejos de esa  centralización.

 

3. Mantener disponible un stock de contingencia: Los materiales de primera necesidad que afectan la capacidad productiva y operativa de la compañía deben estar muy bien identificados para mantener un stock de contingencia y seguir operando. Otros aspectos relevantes son contar con un espacio seguro y protegido para almacenar productos esenciales y con proveedores alineados y capaces de responder a nuestra demanda.

 

4. Establecer un método: Es necesario definir una metodología operativa a utilizar ante una crisis o error prescindiendo de tecnologías de apoyo. Muchas veces los sistemas informáticos pueden dejar de operar y la empresa debe ser capaz de soportar las mismas operaciones logísticas de forma manual o con sistemas de apoyo alternativo. Es importante que esta metodología sea bien difundida y aprendida por toda la organización.

 

5. Llevar el control permanente: Visualizar el efecto de error o catástrofe en mapa de rutas, carreteras, vías de comunicación, puntos de reabastecimiento y centros de distribución.

 

6. Definir líderes: Un Plan de contingencia debe identificar muy bien a los líderes para empoderarlos y entregarles atribuciones especiales. En una situación de emergencia todos deben conocer a los responsables de cada área, quienes deben tener la potestad para la toma de decisiones y disposición de recursos logísticos sin tener que seguir los canales de aprobación tradicionales.

 

7. Recuperar el tiempo perdido: Es nuestro deber responderle al cliente que está en carencia del producto. No hay que olvidar que un plan de contingencia tiene por finalidad reponer la capacidad de la cadena logística en tiempo record. Algunos ejemplos de acciones a tomar son: la reorganización de turnos de trabajo, la disposición de vehículos de menor tamaño, replanificación de rutas, entre otros.

 

8. Reevaluar riesgos constantemente: Nuestro negocio cambia permanentemente. Nuevas instalaciones, incremento de volúmenes, fusiones entre los proveedores, es información que debe incorporarse a los planes logísticos para mantenerlos actualizados y efectivos.

 

La responsabilidad logística va más allá del objetivo de la organización. Debemos plantearnos las probabilidades de error que se presenten y utilizar todos los medios a nuestro alcance para gestionar la contingencia con éxito.

Bibliografía

http://www.revistalogistec.com/

http://www.esan.edu.pe/

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.