Ciclo de artículos sobre Seguridad Laboral: Transporte Terrestre

Ciclo de artículos sobre Seguridad Laboral: Transporte Terrestre

Transporte BeOT

En 2011, Chile, junto a otros países del mundo, suscribió el compromiso denominado «Década para la acción en seguridad vial» de la Organización de Naciones Unidas (ONU). El objetivo era llegar a 2020 con un 50% de reducción en las muertes por accidentes de tránsito. Hoy BeOT se suma al desafío. Es por eso que comenzamos nuestro ciclo de artículos sobre seguridad laboral con un tema trascendental en la logística: la prevención de accidentes en el transporte terrestre. En este tipo de accidentes intervienen factores como el vehículo, las infraestructuras y las habilidades del conductor, por lo que los procedimientos de prevención de riesgos deben poner énfasis en medidas preventivas tales como mejorar el comportamiento de los choferes, seguridad de vehículos y cargamentos. Las medidas efectivas requieren un compromiso visible de los gerentes y supervisores de transporte y el conocimiento y apropiación de las medidas por parte de los conductores.

 

– Los objetivos estratégicos de transporte terrestre deben apuntar a:

– Reducir el número de incidentes y fatalidades;

– Minimizar el número de viajes y exposición de los choferes;

– Minimizar el número total de kilómetros recorridos;

– Establecer programas de selección, evaluación y entrenamiento para choferes;

– Establecer y apoyar los procedimientos y prácticas de trabajo seguro en transporte terrestre y esforzarse por conseguir actividades libre de incidentes;

– Asegurar la mantención de activos en condiciones seguras y operativas;

– Desarrollar competencias de respuesta a la emergencia

 

Algunas medidas de seguridad a tener en cuenta son:

Entrenamiento de conductores: Los conductores deben tener las licencias apropiadas, estar entrenados en manejo defensivo y tener la capacidad de operar el vehículo. Deben, también, tener un entrenamiento adicional para los ambientes de alto riesgo y para los vehículos especializados. Todos los conductores deben llevar consigo la licencia de conducir o de operador válida para la clase de vehículo que está operando.

 

Cinturones de seguridad: Los ocupantes de cualquier vehículo deben usar cinturón de seguridad todo el tiempo.

 

Sistemas de monitoreo del vehículo: Los vehículos propios, contratados y alquilados deben ser provistos con un Sistema de Monitoreo del Vehículo para producir datos del viaje como velocidad, aceleración y desaceleración brusca, kilómetros manejados y horas de manejo  para ser analizados. En base a esta información, se deben definir procedimientos para asegurar los controles, con alarmas y para hacer una devolución del comportamiento al conductor para mejorar el desarrollo de sus habilidades.

 

Celulares y dispositivos de comunicaciones bilaterales: Los conductores no deben ni iniciar ni contestar una llamada al celular mientras están conduciendo. De recibir una llamada, se debe dejar la ruta, llevando al vehículo a un lugar completamente seguro y parar antes de atender. El uso de radios en estas circunstancias debe mantenerse al mínimo necesario para comunicar y controlar los peligros de un viaje.

 

Abuso de Sustancias: Los conductores no deben operar vehículos bajo los efectos del alcohol, drogas, narcóticos o medicación que pueda afectar su habilidad para conducir el vehículo de forma segura.

 

Aptitudes y capacidad de alerta: Además de un examen médico integral cada ciertos períodos de tiempo para asegurar la capacidad funcional para operar un vehículo, es ideal establecer un proceso, previo a cada viaje, para chequear si el conductor está apto para manejar. No se deben operar vehículos a menos que se haya descansado apropiadamente y en estado alerta. Los conductores deben informar a los superiores si tienen una discapacidad o condición que pueda prevenirlos de manejar de forma segura y tienen el derecho a rechazar manejar cuando sientan que no estén totalmente alertas o hayan descansado lo suficiente. Se debe educar a los conductores en cómo identificar problemas de fatiga y alerta, y enseñar medios para manejarlos adecuadamente.

 

Especificaciones de vehículos: Los vehículos deben ser adecuados para sus fines, de acuerdo a una evaluación del uso, y deben ser mantenidos para trabajar de modo seguro.

 

Registros: Se deben guardar registros de auditorías, controles y capacitaciones para demostrar el grado de compromiso con la política de transporte terrestre y para documentar el grado de cumplimiento de los objetivos planeados y los criterios de rendimiento.

 

 

Para que un programa de Seguridad Vial sea exitoso:

– Todos los empleados relacionados con el transporte terrestre deben ser conscientes de su rol individual y responsabilidades colectivas.

– Los directivos deben asegurar la competencia a través de la identificación de necesidades de entrenamiento y la provisión de capacitaciones.

– Se deben establecer procedimientos para asegurar que todos los involucrados con el transporte tengan pleno conocimiento de los requerimientos para la gestión.

 

Para asegurar la calidad y seguridad de nuestro servicio, bebemos ser eficientes en emplear los recursos, prevenir los errores y riegos antes de que provoquen consecuencias no deseadas. Cada conductor conoce mejor que nadie cómo es su camión, y conoce los detalles para realizar correctamente su trabajo. Por eso, su participación en la gestión preventiva es imprescindible para ofrecer un servicio de excelencia.

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.