Control de costes en el transporte: Evaluación y plan de acción que garantice un buen nivel de servicio al cliente

Control de costes en el transporte: Evaluación y plan de acción que garantice un buen nivel de servicio al cliente

Transporte BeOT

 

En una economía recesiva como en la que nos está tocando vivir, una empresa debe saber cómo controlar los costes de sus operaciones o contar con socios estratégicos que lo tengan en claro. En lo que respecta a la logística, uno de los mayores costes es el de transporte por lo que, cada vez más, buscamos estrategias para disminuir su peso. ¿Sin embargo, el factor del costo de transporte no es relativo? ¿Acaso un bajo costo no puede resultar caro a mediano o largo plazo?

 

Aunque suene un dicho conocido, vale repetirlo: “Se puede mejorar sólo aquello que se puede medir.” Es por ello que ya hemos visto en este blog cuáles son las variables que componen este costo (ver artículo Cómo calcular el costo del transporte). Hoy nuestro consejo es realizar una auditoria operacional como punto de partida para poder establecer un plan de acción que permita aumentar la productividad y reducir los costes, sin tener que realizar grandes incrementos de capital para hacerlo. Estas evaluaciones deben identificar las necesidades y ayudar a reconocer las mejoras al proceso, diseño, utilización de los recursos, productividad del personal y uso del transporte.

 

Una vez evaluados estos costes, antes de tomar decisiones como tercerizar, reducir flota o cambiar rutas, es fundamental tener en claro que el factor del costo es relativo. Cuando se pondera la menor tarifa de transporte sobre otros factores como el servicio al cliente o la eficiencia de entrega, siempre habrá alguien más barato que uno. Y este bajo costo termina siendo caro si ese transporte llega tarde, en mal estado o no cumple con los requerimientos del cliente.

 

5 aspectos a considerar al elegir un transporte terrestre:

 

1. Round Trip: contratar en lo posible transportes que tengan retornos propios con otras empresas para que el retorno no sea traspasado a la tarifa del servicio, encareciendo los costos de transporte.

 

2. Contratos: siempre generar contratos que garanticen el éxito de la operación contemplando, por ejemplo, seguros de carga, accidentes y daños a terceros. De esta manera, el cliente queda respaldado frente a cualquier eventualidad.

 

3. Nivel de Servicio: además de medir los costos, es importantísimo medir periódicamente el nivel de servicio prestado por el transporte, generando encuestas de satisfacción para tener un conocimiento real de la situación y tomar decisiones acordes.

 

4. Polinomio de ajuste: para establecer una tarifa justa entre el mandante y el transportista se debe establecer en conjunto un polinomio que involucre 3 aspectos de los costes de transporte que influyan en la tarifa final, por ejemplo, el petróleo, los neumáticos y el dólar.

 

5. Expertise en cargas: cubicar correctamente las cargas dentro del camión y buscar equipos de transporte óptimos para el tipo de carga para maximizar los kilos transportados por viaje nos garantizará el coste óptimo de transporte.

 

6. Imagen y seguridad: el transporte es la cara visible final hacia los clientes, por lo que debe cumplir estándares de buena imagen, limpieza y seguridad, en aspectos tales como horas de conducción, control de velocidad y equipos.

 

En conclusión, el objetivo de toda evaluación y plan de acción debe ser, no sólo, reducir los costes de transporte de mercancías entrantes y salientes, sino también mejorar los niveles de servicio y tiempos de entrega.

Recomendamos leer también los siguientes artículos del blog de BeOT:

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.