Logística colaborativa: “la unión hace la fuerza”

Logística colaborativa: “la unión hace la fuerza”

Logística Colaborativa - BeOT

Inmersos en una situación económica adversa, los Operadores Logísticos nos encontramos en constante búsqueda de ideas y estrategias para mejorar el servicio al cliente, bajando costes y optimizando procesos de manera de ganar competitividad y ofrecer soluciones proactivas a medida de nuestros clientes. Es así es como surgió el concepto de “logística colaborativa”: integración de recursos con otras compañías para obtener un beneficio mutuo.

 

Veníamos hablando de la “Logística Integral” con la cual se pretende trabajar de la manera más integrada posible entre proveedores, fabricantes, transportistas y clientes, conociendo en profundidad las necesidades del consumidor final. Ahora, con la Logística Colaborativa se fomenta trabajar en equipo, aplicar esfuerzos colectivos, implementar estrategias que aúnan esfuerzos y recursos, beneficiando a diferentes actores de la industria. El principio movilizador es el de compartir intereses con otros agentes de nuestro sector económico, compartiendo la información con ellos para alcanzar mayores beneficios.

 

La buena integración y colaboración aumentan las posibilidades de una relación estable, a largo plazo con procesos afinados, lo que contribuye al ahorro y al boca a boca. Es decir, cuanto mejor se trabaje en conjunto, nuestros “partners” darán buenas referencias sobre nosotros y compartirán clientes. Otra ventaja en el mediano y largo plazo son las posibilidades de innovación ya que se potencian las fortalezas de cada agente. Es evidente que en este proceso, la confianza entre “partners” es un factor fundamental ya que es necesario compartir información delicada como ventas, previsiones, capacidades de producción, almacenamiento, transporte, etc.

 

Un ejemplo de una cadena colaborativa es cuando un Operador Logístico cuenta con la información y la colaboración para poder consolidar envíos a los puntos de venta de un cliente y los envíos de otros proveedores de aquellos puntos de venta. De esta manera, todos ganan en costes y tiempos de entrega ya que se optimiza la consolidación de los medios de transporte y las rutas.

 

Otro claro ejemplo es el acuerdo de colaboración que BeOT tiene que con D&J (http://www.dyj.cl/) con quienes nos apoyamos para realizar viajes internacionales hacia Argentina por su ubicación estratégica. A su vez DyJ cuenta con el apoyo de BeOT para atender clientes en Santiago con nuestros camiones dada nuestra cercanía con su cliente.

 

Algunos tipos de colaboración son:

Colaboración uno-a-uno dentro de la Industria: colaboración con empresas de tu propio ramo que colaboran para optimizar viajes, uniendo cargas de sus propios clientes individuales en los mismos vehículos o espacios.

 

Colaboración uno-a-uno fuera de la Industria: potenciar la relación con proveedores, por ejemplo.

 

Colaboración muchos-a-muchos dentro de la industria: como podrían ser las redes de distribución de mercancía.

 

Colaboración muchos-a-uno dentro de la industria: igual que las anteriores, pero con el objetivo de atender un único cliente.

 

La pregunta es, cómo llegar al nivel de confianza para lograr esto ya que, a simple vista, pareciera una medida muy interesante pero, a la vez, un poco utópica. Es más, solo 2 de cada 10 compañías que ponen en marcha un proyecto de colaboración logran resultados significativos. En el artículo de la próxima semana, veremos 5 pasos para lograr una logística colaborativa exitosa. ¡No te lo pierdas!

 

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.