Logística colaborativa (cont.): las claves del éxito

Logística colaborativa (cont.): las claves del éxito

6 claves de exito de la logística colaborativa

En el post anterior comenzamos a hablar sobre “La Logística Colaborativa”, analizando distintos modelos para implementarla y los beneficios que ésta implica para las compañías del sector. Hoy nuestra propuesta es ahondar en el tema y compartir algunos puntos a tener en cuenta para garantizar el éxito de las operaciones logísticas colaborativas.

 

1.    Fortalezas

Las prácticas de colaboración más exitosas son construidas desde fortalezas y no sobre debilidades. Es decir, nuestra compañía debe estar preparada para hacer frente a los nuevos desafíos que presenta la alianza (aumento de la demanda, flujo de mercancías transportadas, exigencias de clientes, etc). Por ejemplo, un productor no puede pensar en una alianza con un punto de venta si no puede cumplir con la demanda que éste generará o no cuenta con los recursos para entender la información que brindará.

 

 2.     ¿Todos ganan?

Se deben considerar alianzas que no resulten en relaciones asimétricas, sino que haya potencial de crecimiento para todas las partes. Por ejemplo, un productor y un retailer pueden unirse en una alianza para reducir costos logísticos al eliminar el almacenamiento de productos en centros de distribución. De esta manera se usaría la cadena de suministro del retail a los puntos de venta como una cadena integral de distribución. Sin embargo, así, el mayor costo logístico recaería sobre el retail por lo que se debería buscar la manera de compensarlo, por ejemplo, a través de una política de precios.

 

 3.    Capacidades y objetivos

El “partner” con mayor potencial para una estrategia colaborativa no necesariamente es el más atractivo. No hay que suponer que el cliente, proveedor o competencia más grande es aquel que nos puede brindar mayor valor. Hay que considerar un “partner” que tenga interés y potencial de crecimiento como para justificar la estrategia y la inversión inicial.

 

 4.    Define metas, comunica e invierte

Dedica recursos apropiados para la iniciativa y exige lo mismo a tu socio estratégico.  Muchas veces las alianzas fallan por no invertir en infraestructura y recursos humanos adecuados. Las operaciones conjuntas suelen ser más complicadas en un principio porque los trabajadores deben superar diferencias culturales, organizacionales, metodológicas que pueden afectar el éxito de las mismas. Los líderes de las organizaciones deben tener en claro la visión que tienen con respecto a la alianza y establecer metas y definir los recursos y estrategias para alcanzarlas. El programa de colaboración bien definido y comunicado se completa con un equipo integral de trabajo especialmente  elegido.

 

 5.    Parámetros de evaluación conjunta

Se deben establecer claros objetivos y KPI´s en conjunto para monitorear el progreso de la iniciativa. Recolectar las métricas adecuadas puede ser un desafío ya que pueden resultar en potenciales conflictos, confusiones y falsos resultados. La clave está en mantener los KPI´s más simples posibles y sólo los necesarios según los objetivos específicos de la alianza.  Esto en combinación con reuniones regulares de evaluación hará nuestra cadena de suministro un éxito. Sin duda, el diálogo frecuente y fluido entre las partes será beneficiosa para la operación.

 

 6.    La clave está en el largo plazo

Ten paciencia para ver los resultados del esfuerzo y dedicación invertidos en la alianza. Ambos “partners” deben tener esto en claro para hacer una planificación conjunta y fijar metas a largo plazo. Luego de pasar por el primer período de adaptación e inversión, si se realiza un buen seguimiento que nos permita tener conocimiento de los beneficios de la alianza, se surgirán nuevas oportunidades de generación de valor y reducción de costos.

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.