La fatiga

La fatiga

Desafiando mitos:

seguridad vs productividad

Horarios de fatiga - BeOT

La fatiga o agotamiento/cansancio mental puede ser causada por varios motivos: largas jornadas de trabajo, un gran esfuerzo mental, concentración continua por el estado del tráfico, conducción, conflictos con clientes, etc. Las consecuencias de la misma van desde dolores musculares y fotofobia, hasta cambios de estados de ánimo, problemas de memoria y depresión.

 

Sin duda, la fatiga en logística y el transporte de mercancías tiene directa relación no sólo con la cantidad de horas que un conductor pasa detrás de un volante, sino también con los horarios de conducción. La tecnología hizo posible la prolongación de las jornadas productivas pero, como consecuencia, debemos aprender a lidiar con el cansancio, el cual representa un factor de riesgo importante en toda operación logística.

 

En lo que respecta al transporte, la conducción nocturna presenta un dilema difícil de resolver para los operadores logísticos: seguridad vs productividad. Es conocido que conducir en horarios nocturnos es más riesgoso ya que los niveles de alerta de un conductor disminuyen, pero a la vez aumenta la utilización del equipo (horas/mes) y las operaciones logísticas pueden funcionar 24/7, disminuyendo costos de almacenaje y carga. Sin embargo esto último puede ser un arma de doble filo si ponemos en riesgo la mercancía de nuestros clientes.

 

Es por ello que parte de la política de seguridad de BeOT es la decisión de no conducir en horarios nocturnos (entre las 00:00 y las 5:00 am) en sus operaciones para cuidar tanto a nuestra red de colaboradores como la mercancía de nuestros clientes. En el caso que una operación requiera conducir de noche, es importante manejar un programa de turnos compatibles con los horarios biológicos de los conductores. Por ejemplo, en BeOT únicamente permitimos la conducción nocturna en camiones con doble conductor y en faenas de porteo que requieren otro control de jornadas.

 

La fatiga también tiene relación con altos tiempos de espera, carga y descarga que obligan al conductor a permanecer despierto durante muchas horas. Estos tiempos muertos aumentan la fatiga y los riesgos de accidente. De esta manera, no solo aumenta la accidentabilidad, sino que también disminuye la eficiencia logística de las operaciones.

 

En conclusión, sabemos que horarios nocturnos y largas jornadas laborales afectan el desempeño de los trabajadores y aumentan las probabilidades de errores operacionales y accidentes leves o fatales. Sin embargo, es posible tener operaciones más eficientes y seguras. Para ello es crucial mantener buenas condiciones laborales de los conductores y una buena comunicación entre mandante y transportista para minimizar tiempos perdidos y contar un sistema de evaluación de riesgos de accidentes.

 

Share This Post

Related Post

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.